08 abril, 2014

La noche que viví mi primer terremoto

Eran las cerca de las nueve y media, en el sofá con una taza de hierulatos en la mano y los pies encima del franchute. Oigo agitarse la puerta de entrada, a unos 5 metros y la de la ventana que está entreabierta también hace algo extraño. El franchute da un bote y me dice: "¿Lo has sentido? ¡¿Eso era un terremoto?!" 
Me hace gracia, yo pensaba que era un golpe de aire... 


Habla con un amigo, se intercambian mensajes diciendo que la sacudida ha sido fuerte y yo sigo sin creérmelo del todo 😳... 

Media hora después me escribe una amiga, en Twitter ya vuela la noticia del terremoto en esta zona...  Y al cabo de un rato las cadenas de información (Itele y BFM) empiezan a hablar de ello. Escribo a mi madre, le digo que ha habido un terremoto y el terremoto lo desencadena ella; nos escribe, nos llama toda preocupada, quiere que llamemos a la policía para confirmar, que tengamos cuidado no se nos caiga algo encima (en este piso todo son halógenos), que saquemos un colchón al salón para seguir oyendo las noticias por si hay nuevos temblores, que vaya miedo tiene... 

Y con las risas después de oir todo esto se me pone la tripa dura como una piedra, me voy a la cama pensando que el mayor terremoto va a ser el que nos provoquen sus nervios, porque amig@s, ma mère llega mañana... 

4 comentarios:

  1. Jaja eso si será un terremoto!!
    Mucho ánimo guapa! Y disfrútala que te vendrá bien la ayuda!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí estoy encantada de tenerla conmigo pero con sus nervios nos va a poner en órbita!
      Besos

      Eliminar
  2. Habrá que intentar que se tome las cosas con calma, porque .... tu madre no es nerviosa ¿verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooooo es la templanza encarnada.

      Eliminar

Los comentarios enriquecen el blog, si te apetece escribir... merci beaucoup!