30 septiembre, 2013

L'essoreuse à salade

¿No tienes escurre-ensaladas? Es porque no eres francés o francesa.
¿No sabes ni lo que es? No hay problema, aquí estoy yo con mi labor de acercamiento franco-hispano para explicarte que los gabachos suelen comer ensalada después de cada comida, bueno si bien en el día a día esta costumbre se perdona, cada vez que tienen alguna comida importante la rematan con una sencilla ensalada  y queso.

Digo ensalada, pero hay que entender sobre todo lechuga. Y es que aquí la palabra "salade" designa una ensalada que puede llevar mil y un ingredientes, pero "salade" también se entiende por la sencilla lechuga (salade verte) o la escarola (salade frisée), también hay salade feuille de chêne, salade romaine...
 
Sea la variedad qe sea no basta con lavarla, dejarla escurrir un rato o secarla con un trapo en caso de tener prisa. 

Aquí la lechuga se lava y luego se mete en l'essoreuse à salade, se le da unas vueltas al pitorrito del cacharro, se sujeta bien con el brazo para que no salga despedido y gracias a la fuerza centrífuga en 30 segundos la lechuga sale seca y lista para el aliño (l'assaisonnement). 

Los modelos de toda la vida, de plasticurrio barato
 
Los modelos cuquis en vidrio, a partir de 20 euros


Detalles importantes y/o diferentes de a lo que estamos acostumbrado en España;
1/ hay que dejar las hojas gigantes, nada de picar la lechuga y desmenuzarla en la ensaladera
2/ cada uno se sirve su parte en su plato y no se va metiendo el tenedor
3/ no se suele mezclar con ninguna otra cosa, el momento de la ensalada es el de la ensalada
4/ (por difícil ridículo que parezca) las buenas maneras dicen que hay que evitar cortar con  el cuchillo las hojas que no te entran en la boca... Hay que ir doblando los trozos hasta que consideres que tienen una talla que te puedes meter en la boca... 

Mi suegros están de paso esta semana, la última vez que estuvieron en casa mi suegra estuvo rebuscando por toda la cocina l'essoreuse à salade y claro no la encontró porque no teníamos. Así que por 4 euros he comprado el dichoso cacharro, que no sé si yo acabaré usando mucho, pero que me integra como una francesa más. 

À table!

Frisée, verte y romaine

18 comentarios:

  1. Yo tengo una...realmente la uso poco. Solemos comprar bolsas de ensalada. Pero si alguna vez compro lechugas "a granel" si que la mareo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también compro bolsas pero a veces me repatea tener que volver a lavar su contenido... Muac!

      Eliminar
  2. A mí es que la ensalda me da urticaria jajaja. Menos mal, porque no me queda hueco en los armarios para guardar más tarros!
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cono es lo único que el franchute sabe preparar para comer, a parte de cortar queso... Pues a menudo recurrimos a ellas, muy completitas eso sí.... Muac!

      Eliminar
  3. En Olivo 1 tambien tenemos el cacharrito (¿como se llama?) pero para lo único que se utiliza es para que Ana Tere se lleve la comida en el recipiente receptor, la lechuga la sacudimos a mano y nos queda muy bien. ¡Ah! lo de las hojas enteras será porque las lecchugas son pequeñas que si no?....... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lechugas son grandes, pero las hojas se quedan tal cual.... No sé cómo haría mi tía para comérsela deprisa y corriendo...

      Eliminar
  4. Pues considerando que el momento de hacer la ensalada más odiado por mi es el escurrimiento de la hoja igual me afranceso y problema solucionado
    Ahora bien, eso de no mezclar la ensalda con nada ni hablar!!! con lo q me gusta a mi que el aliño me impregne el resto de la comida

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta también ir mezclando, un bocado de esto, uno de lo otro... Y no por etapas como aquí se estila... Muac!

      Eliminar
  5. Pues no soy nada francesa yo, jeje. Y mira que mi madre lo tiene, y siempre me dice que me va a regalar uno.
    Lo de las hojas gigantescas al principio me daba mucho coraje, pero ahora ya cojo el truco y voy doblando hasta que me entre en la boca. No sabía que era de mala educación cortarlas, ups!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que no está bien cortarlas en el plato... Por qué no las cortan antes de servirlas?? No lo entiendo, pero bueno, me adapto y como tú las doblo en presencia de franchutes. En mi casa hasta me la como con los dedos!! Ja ja

      Eliminar
  6. bufff!!!! prefiero la costumbre española de trocear y pinchar todos del mismo plato... y donde haya un tomatito, olivitas, maiz, atún aderezando la ensalada que se quite la sosa ensalada de lechuga!! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente acuerdo, nosotros también le metemos variantes para que no sea tan sosa...

      Eliminar
  7. Pues debo estar yo muy afrancesada, tengo una centrifugadora de lechuga hace años y durante un tiempo cuando iba a casa de amigos que no la tenían, era un regalo obligado. A mí me parece un gran invento para que las ensaladas no queden con agua en el fondo, y todos los ingredientes sepan mejor. Detesto la costumbre de poner la ensalada en el centro de la mesa y que todos vayan metiendo sus tenedores . Y por supuesto, la ensalada nunca con cuchillo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veredicto, estás muy afrancesada... Ja ja

      Eliminar
  8. Yo también lo tengo, y mi madre también, desde hace mil años. Pero lo uso poco...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con lo que ocupa como para no usarla... Vaya un rollo!

      Eliminar
  9. Pues a mi me encanta ese cacharro y lo echo de menos ahora que no lo tengo porque como ensalada todos los días, aunque al estilo español, eso si!

    ResponderEliminar
  10. Mi madre tiene el mismo cacharro y entonces yo también lo utilizo aún si no soy francesa sino italiana 100%! ;)

    ResponderEliminar

Los comentarios enriquecen el blog, si te apetece escribir... merci beaucoup!