28 junio, 2013

Peggy Guggenheim, de Véronique Chalmet

No es que haya aparcado el reto, es que he leído algún libro que me ha dejado sin nada que decir, un delito teniendo en cuenta la de cosas que me apetece leer...


Una de las últimas lecturas que sí que merece entrada ha sido la biografía de Peggy Guggenheim, la millonaria excéntrica que dedicó su vida al arte contemporáneo, bueno y a otros menesteres mucho más íntimos (toda una señora ninfómana que hizo con su cuerpo lo que le dió la gana con quien le dió la gana).

Su padre, que murió en el hundimiento del Titanic le dejó una valiosa suma de dinero y cierto estatus social que le permitió hacer de su vida lo que quiso. Nacida en Nueva York a principios del siglo XX, pasó la mayor parte de su vida en Europa, con excepción de unos años durante la II Guerra Mundial en los que volvió a Estados Unidos para evitar las persecuciones de los judíos.



Vivió en Francia (París, en Normandía, en la Costa Azul...), en Gran Bretaña (en Londres y también en la campiña), en Italia, en el sur y en Venecia, donde falleció a los 81 años de edad.

Durante su tumultuosa vida conoció a lo más granado del panorama artístico e intelectual del siglo XX; Marcel Duchamp (el del orinal), James Joyce, Man Ray, Ernst Hemingway, Samuel Beckett, Wassily Kandinsky, Constantin Brancusi, Max Ernst (uno de sus maridos), Alexander Calder, Piet Mondrian, los Delaunay, Georges Braque... Pero su nombre aparece sobre todo ligado al de Jackson Pollock ya que fue una de sus impulsoras y la primera en exponer sus cuadros en Europa cuya cotización desde entonces no ha parado de incrementarse.




Poco antes de morir decidió legar su palazzo veneciano y toda su colección a la Fundación que había creado su tío en 1937. Las obras que moldearon su existencia se pueden ver hoy en la que fue su ultima residencia, en cuyo jardín se enterraron sus cenizas junto a las de sus perros.




La historia de esta mujer me ha parecido bastante sorprendente, intenta conservar su originalidad y su criterio pese a todo, pero en cierto modo no hace sino someterse a los caprichos de los hombres y mujeres que va conociendo y que casi siempre buscan arrimarse a ella por su dinero. Todo un personaje, del que me alegro de conocer un poco más y de quien esperaba algo más de altura moral. Pobre niña rica.




9 comentarios:

  1. Qué interesante!! me lo apunto para buscarlo

    Besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella también escribió sus memorias y hay más de una biografía, así que tendrás que elegir...

      Eliminar
  2. Tu post del otro día de Petit Bateau fue providencial. Fui a comprar un regalo para un bebé al corte inglés (por aquello que si no les gusta lo cambien) y elegí esta marca y encima estaba al 40%.

    Un beso

    Norma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja me alegro, son acierto seguro. Muac!

      Eliminar
  3. pues mira que estaba yo pensando que biografía me leía para el Reto y esta opción me parece buena. Gracias y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy muy de biografías pero es cierto que hay vidas que son auténticas novelas...
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Apuntada. Con esta ya tengo dos posibles biografías. ¿Acabaré leyendo las dos?

    ResponderEliminar
  5. Una señora interesante.
    Te lo anoto para la recopilación.
    Te propongo una entrada de lecturas descartadas, lecturas no mencionables...No queremos caer en errores al elegir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien pensao. Tendré que hacer un post de descartes... Muac!

      Eliminar

Los comentarios enriquecen el blog, si te apetece escribir... merci beaucoup!